“Le gusta ser idolatrado y tiene un ego muy alto”: Este sería el perfil psicológico de Christian Domínguez según experta

Melanie Martínez, Karla Tarazona, Isabel Acevedo y Pamela Franco son cuatro de las víctimas confirmadas de la inestabilidad emocional de Christian Domínguez, quien viene haciendo de las suyas desde el 2010, cuando su expareja y madre de su primera hija salió a revelar que había sido engañada por el cantante de cumbia con una bailarina de ‘El Gran Show’: Reyes del Show, Julissa Vásquez.

Y cuando todos empezaban a creer que era un hombre “rehabilitado”, un nuevo ‘ampay’ lo expone. Esta vez el engaño fue a Pamela Franco, la madre de su última hija y quien ponía las manos al fuego por él. Para comprender qué pasa por la cabeza del líder de la ‘Gran Orquesta Internacional’, conversamos con Antonella Galli, psicóloga y psicoterapeuta cognitivo conductual.

“Tiene una rotación de parejas continua en la que él pasa por esta nueva ilusión, una nueva conquista e involucramiento con una nueva pareja. Usualmente, en el amor tenemos una bioquímica. Cuando recién conoces a alguien se produce la dopamina y la serotonina. Estas tienen que ver con el bienestar. También se produce la testosterona, que es la pasión, pero ya cuando va pasando el tiempo, a partir de los tres años, las hormonas cambian hacia hormonas que tienen que ver más con el apego, como la oxitocina, haciendo que el amor ya no tenga esa intensidad y que sea un amor de compañeros y de mutuo cuidado”, detalla la especialista.

Según Galli, al protagonista de ‘Mi amor el wachimán’ le gustaría sentirse admirado para incrementar su ego.

“Lo que se ve en su perfil es que le gusta ser idolatrado y tiene un ego muy alto, entonces para él tener nuevas conquistas y sentirse victorioso ante una mujer bella le hace subir su autoestima y le da en el orgullo, en el ego el sentirse admirado. Va siempre en búsqueda de admiración y cae en el egocentrismo”, explica.

¿Christian Domínguez podría tener una relación estable en el futuro?

“Las personas pueden cambiar si tienen una interiorización y una humildad para aprender de sus errores. El problema es cuando la persona es muy orgullosa y muy egocéntrica, usualmente justifica sus acciones y no hay mentalización de que haga mal, por lo tanto, es difícil de cambiar, pero hay veces en la vida en la que uno pierde personas valiosas o a la propia familia y ahí sí tendría que ver la posibilidad de pedir ayuda psicológica o psiquiátrica para analizar el por qué de las infidelidades, si hay patrones repetitivos en su infancia y qué podría hacer para manejarlo, también trabajar el sentido del control emocional, el control de los impulsos, la asertividad para aprender a decir que no, la clarificación de los valores, sobre todo del valor del respeto y la lealtad a la pareja”, apunta la psicóloga.

Debido a los constantes mensajes románticos que le dedicaba el cantante de cumbia a su última pareja, todo hacía creer que había decidido establecerse con Franco. Sin embargo, terminó siéndole infiel, ¿es posible que pese a ello sí la ame?

“Hay parejas que pueden tener amor hacia su pareja, pero igual pueden tener una mayor búsqueda de intensidad emocional. por tanto, buscan romances, buscan salidas, para aumentar esa intensidad en las emociones. Entonces uno sí puede amar a alguien y serle infiel a la persona”, señala la experta.

La psicoterapeuta resalta que es importante que en una relación sana exista respeto, comunicación y la valoración hacia la pareja. Si una de las dos partes tiene rasgos egocéntricos o narcisistas y humilla, desvaloriza o saca la vuelta a la pareja, es importante que la otra persona se dé cuenta de que está en una relación tóxica y de que necesita ayuda para trabajar la propia autoestima.